Mario Pulido | 13 octubre, 2017

Diseño web y otras profesiones

Un gran programador me dijo una vez, que los que eran realmente buenos eran los que hacían las cosas de manera simple, que la búsqueda de la simpleza era lo más difícil, lo que más engrandecía a alguien de su profesión.

 

La misma premisa se podría aplicar a la comunicación, si es simple, y realmente efectiva, es mejor que cualquier otra. En marketing, desde que surgió como una disciplina o una profesión, la búsqueda de la comunicación efectiva es una prioridad, pero no tanto en la evolución de los mensajes o los canales sino en el estudio del objetivo de esos mensajes, el estudio del consumidor de la comunicación.

 

Surgió la segmentación como una herramienta tremendamente efectiva, y esa segmentación fue evolucionando tanto que podemos dirigir los canales de comunicación digital a un pequeño número de personas que cumplan con los requisitos que queremos.

 

En comunicación, la adaptación de cada mensaje según los gustos del consumidor es una realidad en el mundo digital, Google adapta la publicidad que nos muestra según las últimas búsquedas o páginas que hemos visitado invitándonos a hacer click, a consumir.

 

En cuanto al diseño web, aún estamos lejos de esto, aunque dependiendo a quién nos dirigimos con esa web, podemos perfeccionarla de tal manera que enganche a nuestro usuario, que lo invite a quedarse, a leer, a ver y a navegar nuestra web. Pero para esto tenemos que tener muy claro a quién nos dirigimos.

 

Aquí es donde defiendo que el diseño web debe ser aprendido por personas de cualquier profesión, e invitarlas a diseñar webs y sobre todo mantenerlas, dirigidas al público de su profesión. Sí, de la frase anterior la clave está en la palabra “mantenerlas”, ya no basta con diseñar una web y dormirse satisfecho con la labor hecha. Ni por asomo.

 

El contenido de una web no puede ser estático, debe evolucionar, cambiar, ampliarse, mejorarse, actualizarse, porque de eso se trata internet, de encontrar lo último, lo más actual. Y es evidente que un profesional es el que más y mejor sabe de su profesión, y es el más indicado para mantener actualizada una web. Y es el que mejor conoce el público al que se dirige, y es el que sabe con qué sorprenderlos, con qué emocionarlos, con que retenerlos y fidelizarlos en su web.

 

target

 

Pero claro, para saber hacer esto, un arquitecto tiene que entender de diseño web, un ingeniero civil tiene que saber de diseño web, un dentista tiene que saber de diseño web, un médico tiene que saber de diseño web, un veterinario tiene que saber de diseño web, y lo mismo para todas y más diversas profesiones.

 

Ser un profesional del diseño web está al alcance de la mano, y cuanto más segmentado esté el público con el que se quiere conectar más efectiva será la comunicación, y para esa segmentación que mejor que alguien que ejerce una profesión dirigida a ese segmento.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!